Entorno

Cuenta una leyenda árabe: que mirar al cielo desde estas tierras del Pinar de Bédar, entre la sierra y la costa del levante almeriense, te hace ser un poco más sabio cada día.

Quinientos años después, otros pobladores de este lugar, descubrieron que también bajo la tierra se ocultaban otras riquezas en forma de productivos minerales y la zona vivió una  época de intensa actividad laboral. La misma luna y el mismo sol que vieron aquellas gentes siguen saliendo cada día. Y de esta arqueológica industria, de la cual nos sentimos orgullosos, aún tratamos de conservar algunos recuerdos de su lejana existencia.

Pero hoy todo esto es historia. El Pinar de Bédar se asoma al Mediterráneo desde una superficie de 450 Hectáreas, al pie de Sierra Cabrera. Más de 100 de estas hectáreas forman parte de un plan especial de protección del medio ambiente. Y en este espacio peculiar y privilegiado, donde la naturaleza se ha encargado de reunir unas características tan especiales, es en el que te brindamos la posibilidad de poder vivir.

El pueblo de Bédar a tan sólo unos minutos del Pinar, es sin duda uno de los más pintorescos y genuinos de la provincia de Almería. Con todos los servicios que puede ofrecer una moderna población, pero sin perder ese inconfundible aire morisco, capaz de atraer hasta él a pasear por sus singulares calles, a personas sensibles que todavía piensan que la belleza y tranquilidad son valores en si mismos. Y aquí eso es una realidad permanente.

También cuenta con servicios que van desde un pequeño aeródromo a tan sólo unos kilómetros a varios campos de golf situados en bellísimos parajes, acompañados, junto a todo tipo de servicios e instalaciones deportivas además de pádel, tenis, windsurf, pesca e infinitas actividades que podrá realizar durante todo el año gracias al clima que nos acompaña…

Para llegar al Pinar de Bédar dispone de conexiones aéreas a diversas capitales Europeas desde Murcia o Almería,  estación AVE a tan sólo 15 minutos del Pinar y rutas de autobús diarias.